Saltar al contenido

MASTÍN TIBETANO

MASTÍN TIBETANO

El Mastín Tibetano es un perro clasificado en el grupo 2 de la FCI junto con los perros suizos pinscher, schnauzer, molosoides y bovinos. Es una raza que se desarrolla muy lentamente, la apariencia final es alrededor de 3-4 años de edad.

Historia

Es el descendiente directo del antiguo Molosso del Tíbet. Tiene orígenes muy remotos, esto se ha deducido del hecho de que su descripción ya fue dada por Aristóteles y luego por Marco Polo. Marco Polo lo describió como un perro tan alto como un burro y con una voz muy poderosa similar a la de un león.

Un perro con un carácter salvaje, fuerte y peligroso. Hasta la fecha el Mastín Tibetano ha mantenido su majestad de apariencia y poder, pero su carácter se ha calmado y estabilizado gradualmente con el tiempo.

Ya no es el temible animal del pasado, pero se le alaba por su calma y la fácil coexistencia que se puede tener si se respeta su espacio y su ser.

Los ingleses fueron los primeros en importarlo a Europa. Después de las invasiones en la India y sus asentamientos en el territorio, decidieron llevárselo. En el siglo XIX en Londres los perros fueron encerrados en el zoológico como animales peligrosos. Es precisamente en el Reino Unido donde se jactan los mejores criadores y es aquí donde hoy es posible encontrar algunos más.

Para entender la ferocidad del Moloso del Tíbet del que desciende el actual Mastín del Tíbet, basta con pensar que en China el perro reemplazó a algunos animales salvajes.

Uso en los orígenes

El Mastín del Tíbet fue utilizado como pastor y pastoreo, fue capaz de proteger el rebaño de animales peligrosos como osos y leopardos. Era y es usado para vigilar a los Yak, así como para vigilar las aldeas.

Carácter

El carácter del Mastín Tibetano depende de su origen. Si tratamos a la raza descendiente del Tíbet entonces será mordaz, agresiva y fuerte, no apta para entrenar y vivir en casa. Los sujetos procedentes de Inglaterra son lo contrario, es decir, obedientes, dóciles y se apegan a su amo, aunque sigan siendo un perro de carácter difícil.

Es un perro que desconfía de los extraños hasta el punto de morder. No es adecuado para los niños, a menos que se le eduque de forma diferente como cachorro, porque tiene un carácter impredecible. Absolutamente no es un perro de apartamento, sufre tanto al permanecer encerrado en la casa, prefiere vivir en el jardín o en un espacio abierto donde pueda desahogar sus energías.

Características físicas y suministro de alimentación

Dentro de las categorías de raza grande, los machos tienen una altura a partir de los 66 cm, con un promedio de 70 cm. Las hembras, por el contrario, parten de 61 cm. En general, tiene una apariencia majestuosa, robusta y con huesos sólidos. Tiene una cabeza muy ancha y redonda. La trufa también es grande y de color oscuro.

Tiene un buen agarre gracias a sus dientes bien desarrollados. El cuello es muy peludo y largo. Las orejas cuelgan si el perro está descansando, pero en caso de recordatorios se vuelven inmediatamente rectas. Las piernas son grandes y poderosas, bien desarrolladas. El pelo es muy suave al tacto, la capa interna es muy gruesa. El abrigo es negro o leonado.

Consejos prácticos

Aunque es una raza muy grande con un carácter fuerte, si se cría desde una edad temprana en un ambiente familiar, no tendrá problemas para convivir con otros animales como gatos, hurones u otros perros machos.

Es muy importante prestar mucha atención a la socialización con otras personas. Cuanto más contacto tengas de niño, mejor será la relación. Es importante recordar que el personaje necesita ser suavizado.

La dieta debe ser equilibrada tanto en los primeros meses, cuando el exceso de calcio, grasa y proteínas impide que el cartílago se desarrolle adecuadamente, como después.

El plan de alimentación debe ser elaborado con su veterinario, que podrá aconsejarle en función de la edad del animal y su estilo de vida.

Curiosidad

El Mastín Tibetano es el perro más caro del mundo, el precio medio es de 1500-2000 euros. El costo se justifica por la baja difusión y los altos costos que los criadores tienen que soportar.